All posts in ideas

10 Posts

Cómo mejorar los anuncios de televisión

Como mejorar los anuncios de television

Constantemente se me ocurren ideas de todo tipo. De algún modo, es normal. Es a lo que me dedico. A pensar. Y por mi naturaleza casi siempre pienso en cómo mejorar las cosas. De todo tipo. Cuando voy a un restaurante se me ocurre que sería mejor si hicieran esto o lo otro. Cuando voy al supermercado igual, etc. El otro día pensaba cómo tendrían que ser los anuncios en televisión: una batalla por la atención del espectador.

La idea que se me ocurrió fue la siguiente: Las cadenas tienen que poner anuncios para sobrevivir. Ok. Cada día tienen que poner X minutos de publicidad. Ok. Pero porqué no intentar ser un poco más interactivos y pensar en quien tienes delante. Personalmente no me interesan mucho los anuncios de compresas. Por ejemplo. No soy target. No uso compresas. ¿Por qué no me pregunta la tele si quiero que el siguiente anuncio que me enseñen sea de compresas o de zapatillas? Yo podría responder pulsando un botón (o incluso de viva voz, si tengo una Smart TV actual) y, qué demonios, puesto a tragarme un anuncio, por lo menos que sea de algo que me interese.

Lo ideal sería que la tele fuese aprendiendo mis gustos. Y que, sabiendo que no me interesan los anuncios de compresas, jamás me volviera a presentar uno.

Además, se podría ir un paso más allá y que, dentro de los anuncios de zapatillas, me preguntara si quiero ver un anuncio de Nike o uno de Adidas. ¿Por qué no?

Esto conllevaría que los anunciantes realmente se preocuparían por hacer anuncios que fueran INTERESANTES para la gente que está viendo la tele. Y no se dedicarían a hacer simplemente anuncios informativos que carecen totalmente de interés. Además, con este sistema se sabría el interés de la gente por cada anuncio y por cada marca. Y la marca podría analizar esos datos y ver en qué está fallando y cómo podría mejorar.

La tecnología hoy en día está preparada para todo esto y mucho más. Pero de momento seguimos con los viejos modelos de publicidad invasiva en la que se le mete al consumidor un chorrazo de spots a bocajarro sin importar sus gustos o preferencias.

Por eso la idea que tuve suena a ciencia ficción. Y la mayoría de gente que lea lo anterior seguramente dirá: sí, sí, vale. Está muy bien pero eso no se hará nunca porque bla, bla, bla.

Y va y resulta que el otro día me pongo a ver Hulu (para quien no lo sepa, Hulu es como Netflix, pero con más shows de TV) a través de internet y me encuentro con esto:

Hulu publicidad encuesta interactiva

¡Toma del frasco, carrasco! ¡Lo que se me ocurrió el otro día ya existe!

Lo hace Hulu. Y encima me salió un caso en el que se trata de dos anuncios del mismo sector, coches. ¡Fantástico!

Como soy publicitario, quería saber qué pasaba si no clicaba en ninguno de los dos y lo que sucede es que a los pocos segundos Hulu elige por ti y te pone uno de los dos anuncios.

Me pareció sencillamente genial.

Eso se llama preocuparse por el consumidor. O en otras palabras, pensar en la gente como lo que es, gente. Personas que quieren vivir una experiencia de usuario satisfactoria dentro de lo posible. Ojalá algún director de marketing vea este post y piense un poco sobre cómo puede mejorar la publicidad que hace. En este país hace mucha falta repensar un poco todo…

Publicidad del S.XXI

Publicidad del siglo XXI

Si alguien me pregunta qué es la publicidad del siglo XXI, le pondré como ejemplo esta campaña:

Porque, realmente, no es una campaña. No al menos una al uso. No una de esas en las que hay un spot contando las bondades del producto y luego hay unas vallas de recuerdo y unas gráficas de revista. No.

Aquí lo que hay es una solución. Una ayuda. Un esfuerzo. Un interés por solucionar un problema. Y lo más importante, hay un posicionamiento basado en “voy a intentar ayudar a mis clientes” en vez del típico “voy a intentar convencer a mis clientes de que soy mejor que nadie”. Y ahí está la clave de todo. En el modo en que piensa la marca.

Si eres Director de Marketing, Presidente, dueño, Brand manager o cualquier otro cargo relevante de una marca, deberías preguntarte: ¿Qué tipo de marca somos? ¿Somos de los que solo nos miramos nuestros propio ombligo o somos de los que se preocupan por sus posibles clientes e intentan ofrecerles cosas positivas que les ayuden?

Otro ejemplo:

Evidentemente, pensar cómo puedo ofrecer a mis posibles clientes algo que les aporte cosas positivas en vez de la típica campaña que se ha hecho toda la vida lleva un poco más de esfuerzo. Pero sin duda la recompensa merece cada segundo  invertido.

La otra lotería

Hacerse millonario, que te toque el gordo… ¿Quién no quiere que le toque la lotería? Todos queremos que un golpe de azar nos roce con su varita mágica. Pero muchas veces no somos conscientes de lo afortunados que somos.

Genial campaña de la Fundación Josep Carreras lanzada los días previos al sorteo de Navidad. La verdad es que poder colaborar en campañas como esta y ayudar a organizaciones como la Fundación Josep Carreras te llena de satisfacción. Porque ayudar a los demás es lo menos que podemos hacer. Enhorabuena On&On y enhorabuena Fundación Josep Carreras.

Cuando la publicidad no es publicidad

Hay veces en las que las marcas hacen las cosas bien. Y hay veces en que, sencillamente, lo hacen de forma extraordinariamente bien.

En esas ocasiones, me levanto y aplaudo. Y pido un aplauso a mis compañeros del mundo de la comunicación. Por lástima, sólo ocurre de uvas a peras. Pero que fantástico cuando esto ocurre.

Porque el hecho de una marca logre introducirse en el mundo de otra marca no es tan fácil. Y que lo haga, además, siendo esta marca la pequeña, ya me parece de chapeau

Y esto es lo que ha conseguido Kit Kat. Que en un golpe de ingenio y destreza se percató de que los sobre nombres que Google ponía a las diferentes versiones de su sistema operativo Android estaban todos relacionados con dulces y pensó que el próximo podría llevar su nombre: Android KitKat. Una acción “sencilla”, pero que a buen seguro conseguirá millones de dólares en P.R. y notoriedad.

android kitkat

Pero, un momento, que la historia no es esa. No es así como ocurrió… Lo cierto es que este gran éxito de Kit Kat no fue una genialidad de Kit Kat. Fue cuestión de Google, que iba a llamar a su nueva versión Lime Pie (pastel de lima) pero se dieron cuenta de que mucha gente no sabría muy bien que era un Lime Pie y pensaron que, sin embargo, todo el mundo sabría que es, por ejemplo, un Kit Kat. Y ni cortos ni perezosos llamaron a los señores de Nestlé y consiguieron el acuerdo (¡¡y aún tuvieron dudas en Nestlé de si autorizaban el uso de Kit Kat!! -a veces es que me tiro de los pelos-).

Al final la historia terminó bien y las negociaciones llegaron a buen puerto. Concretamente, al puerto del nuevo sistema operativo de Google: Android 4.4 Kit Kat.

Señores, señoras… un aplauso, por favor. Para Google, sobre todo. Por ser tan salá. Y qué demonios. Para Nestlé también porque, aunque les costó, aprobaron una idea genial.

Ojalá más anunciantes tomasen nota de que a veces la mejor publicidad es aquella que no es publicidad.

Para más información: Web de Android, noticia en elmundo.es.

 

¿A qué se dedica un copywriter?

copy copywriter freelance escritor escribir publicidad marketing

Mucha gente piensa que un copywriter sólo hace una cosa: escribir. Y esa respuesta es… falsa. Porque sí, un redactor publicitario tiene que escribir. Y además escribir muy bien. Sobre todo, que lo que quiera decir sea fácil de entender. Y breve. Y simpático. Y empático. Y sorprendente. Y atractivo. Y seductor. Y hasta influyente. Pero no sólo se trata de escribir. Porque antes de llegar a ese punto hay muchas más cosas que un copywriter hace.

En primer lugar, hay que pensar. Pero pensar desde un punto de vista estratégico. Esto es, teniendo en cuenta todos los elementos que rodean a la marca: lo que es, lo que le gustaría ser, lo que le gustaría que la gente pensara sobre ella, el lugar que quiere ocupar con respecto a la competencia… A partir de ahí se traza una línea estratégica. Ésta marcará el camino de la acción que se realice.

Entonces hay que seguir pensando. Porque una vez tenemos definida la estrategia habrá que pensar qué hacemos: qué tipo de anuncio. Porque a veces está definido (tienes que hacer una cuña de radio), pero a veces -sería lo ideal, y como todo lo ideal, ocurre raras veces- el creativo tiene libertad para decidir qué tipo de anuncio hay que hacer.

Y una vez tenemos el tipo de anuncio, hay que pensar cómo es ese anuncio. Qué dice. Y cómo lo dice. Y ahí de lo que se trata de es dar un giro innovador que consiga sorprender y atraer a la gente por igual. Es decir, necesitamos una idea.

Y una vez que la tengamos, habrá que visualizar esta idea (Director de Arte) y verbalizarla (Copywriter). Ahí es donde el redactor publicitario se pone a escribir.

Pero lo importante, siempre, es la idea. Como esta de Gionanni+Draftfcb Brazil para Nivea en la que un anuncio de revista recarga tu móvil para que puedas estar más tiempo en la playa. Tratándose de un producto que te ayuda a broncearte cómodamente, no está mal pensado, ¿no? A mi me parece simplemente brillante. Y aplaudo especialmente tres cosas. La primera, que a alguien en la agencia se le ocurriese la idea. La segunda, que la persona en la agencia encargada de llevar a la realidad esa idea dijera: adelante, vamos a conseguirlo. Y la tercera, que el director de marketing, brand manager o responsable de publicidad de Nivea Brazil reconociera la genialidad del anuncio y lo tirara para adelante, pese a ser algo inusual, un poco diferente del briefing que habían pasado o incluso que costara por encima del presupuesto que tenían para ese anuncio en revistas. Porque ese director de marketing es de los que comprende que una buena idea que trabaja desde un punto de vista diferente consigue más por la marca que cien anuncios planos. Bravo Nivea.

O como en este otro anuncio, donde crearon un póster que además era un set de DJ…

La neurona que no hizo zapping

la neurona que no hizo zapping marçal moline creatividad

Este documental, elaborado por la revista Control con la colaboración entre otros del gran maestro Marçal Moliné y del reputado Toni Segarra, debería enseñarse en todas las escuelas de publicidad… Pero sobre todo, en todas las escuelas de marketing y administración de empresas. Porque, entre otras cosas, habla sobre el elemento fundamental de la buena publicidad: La buena comunicación es aquella que hace trabajar al cerebro que la recibe para que sea ese cerebro quien complete el proceso, se genere una conexión y, por tanto, recuerde el mensaje.

 

Nada es original

original

“Nada es original. Roba de cualquier lado que resuene con inspiración o que impulse tu imaginación. Devora películas viejas, películas nuevas, música, libros, pinturas, fotografías, poemas, sueños, conversaciones aleatorias, arquitectura, puentes, señales de tránsito, árboles, nubes, masas de agua, luces y sombras. Selecciona sólo cosas para robar que hablen directamene a tu alma. Si haces esto, tu trabajo (y robo) será auténtico. La autenticidad es incalculable; la originalidad es inexistente. Y no te molestes en ocultar tu robo, celébralo si tienes ganas. En cualquier caso, siempre recuerda lo que dijo Jean-Luc Godard: “No se trata de dónde sacas las ideas, se trata de a dónde las llevas”

calvin harris remixes

Ideas que aportan valor

Hoy en día las campañas de comunicación ya no tienen porqué estar basadas en medios de comunicación. Es importante aparecer en los medios, pero no necesariamente a través de campañas. Por eso cada vez se trabaja más pensando en la noticiabilidad de una idea, que es lo que al final nos interesa como comunicadores. Más allá de una campaña tradicional basada en spot, gráfica y banner. Porque la gente quiere cosas que le muevan, que le conmuevan, que le entretengan o que le sorprendan. Y las marcas deberían pensar en eso. Y en cómo dar a la gente lo que quiere, no lo que algunas marcas todavía quieren imponer.

Cada vez es más importante que las ideas que tengamos aporten un valor al usuario. Y si es posible, esa idea debería ser algo sorprendente o novedoso. Es la manera más acertada de hacer que la gente se acerque a ti. Y no al revés.

Un ejemplo lo encontramos en el nuevo álbum de Calvin Harris. DJ internacional, ha colaborado con algunas de las estrellas más importantes del momento como Rihanna, Dizzie Rascal o Kylie Minogue. Y para promocionar su nuevo disco, llamado 18 Months, Calvin Harris y su agencia (We Make Awesome Sh.it) ha decido crear una app que te permite escuchar el disco entero… pero sólo si bailas. Genial, ¿¿no? Porque al fin y al cabo el propósito de todo DJ es que la gente se mueva con su música.

La app está disponible para iOS Android y es gratuita.

Pero no sólo eso, sino que además te permite escuchar dos remixes… a cambio de que hagas una foto a la portada del álbum. Nuevamente el elemento del juego. La intriga. La interacción. Y la recompensa.

 

Simplemente perfecto.

 

¿Cuál es la diferencia entre la publicidad online y la publicidad off line?

Ninguna. Ya hace años que dejó de tener sentido hablar de on y off. Si eres un creativo del Siglo XXI, tienes que saber que lo importante es el mensaje. Como siempre. Pero además no tienes porqué limitarte a un medio. Igual que en la vida diaria todos estamos a la vez on y off, así tiene que ocurrir en las campañas que pensemos. Porque nuestras campañas son para esas personas como tú y como yo. Que consumen todo tipo de medios. Y lo más divertido, lo hacen todo a la vez.

Partiendo de esta base, que todos deberíamos saber y todas las agencias y anunciantes deberían aplicar (pero no lo hacen, la mayoría sólo dice que lo hace pero luego no se lanzan a ello o lo hacen de un modo artificial) es interesante ver como al final los mismos principios de siempre siguen valiendo. Por ejemplo, cuando piensas en una campaña la publicidad puede estar en el medio, más que en el mensaje.

Esto es lo que ha hecho AMV BBDO con el lanzamiento del nuevo Mercedes clase A en UK a través de un spot interactivo en el que la gente decidía cómo seguía la historia. El que los espectadores decidan cómo termina un spot no es la primera vez que se hace, pero el uso de tweets para decidirlo es algo bastante reciente. Y una perfecta muestra de que las diferenciación entre on y off es absolutamente absurda.

There is no place like home

¿Y si tus zapatos supieran llevarte a casa, estés donde estés? Eso es lo que se debió preguntar Dominic Wilcox una noche en la que andase perdido por esos mundos de Dios. O tal vez su genial idea se le ocurrió viendo una de esas noticias de personas que, de la noche a la mañana, sencillamente desaparecen. O puede que se le ocurriera viendo la enésima repetición en televisión de El Mago de Oz. Y cuando Dorothy dijo esas preciosas palabras mágicas “There is no place like home”, algo le hizo clic.

Sea como fuere, está claro que es una gran idea porque, además de sencilla, bonita y simpática, puede ayudar a mucha gente. Padres preocupados porque sus hijos no se pierdan. Hijos preocupados por padres con esa maldita enfermedad llamada Alzheimer…

Desde aquí, mi aplauso para Dominic Wilcox.